Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Tareas como esta de hacer mantenimiento a las cerraduras de las casas son de ese tipo de cosas que habitualmente le encargarías a un cerrajero, dejando de lado siquiera la posibilidad de hacerlo tú mismo porque quizás no sabes lo fácil que puede ser.
Cuando se trata solo de hacer mantenimiento hay formas muy básicas y sencillas que puedes aplicar para que las cerraduras de tu casa siempre estén como nuevas, te daremos unos cuantos consejos que de seguro te serán de mucha utilidad.
¿Por qué debo hacerle mantenimiento a las cerraduras? ¿Es necesario?
Normalmente las cerraduras de las casas necesitan mantenimiento por lo menos una vez al año para garantizar que tengan una vida útil más larga y evitar ruidos molestos o puertas trabadas que partan las llaves dentro del cilindro
¿Debo llamar a un cerrajero cada vez que vaya a hacer mantenimiento de mis cerraduras?
Como te dijimos anteriormente, si solo se trata de mantenimiento, no es necesario llamar a un cerrajero porque es una tarea sencilla que puedes hacer tu mismo en casa, sigue leyendo este artículo y te explicaremos como.
Pasos para hacer mantenimiento de mis cerraduras
Lo primero que debes hacer es identificar el estado actual de la cerradura, para ello si es de perilla gírala varias veces para identificar posibles ruidos o roces.
Verifica el estado del cilindro y el espacio donde colocas la llave, si tiene polvo o algunas partículas que pudieron quedarse atrapadas, es posible que éstas impidan el correcto funcionamiento de la cerradura.
Con la ayuda de una aspiradora o un compresor de aire, retira el polvo presente en el cilindro, en el caso de que exista.
Si en el primer paso encontraste que la perilla se quedaba atascada quizás sea necesario que la retires para que revises el estado del mecanismo interno.
Saca los tornillos de la parte trasera o perilla interna y retírala tirando fuerte de ella.
Repite el procedimiento con la perilla delantera, verificando bien que el cuadradillo que la sujeta, si no viene en una pieza, no se salga pues para esta revisión no necesitas desmontar toda la cerradura.
Con el mismo compresor de aire que usaste para limpiar el cilindro, limpia ahora la parte interna del mecanismo, para eliminar cualquier atasque que pudiera evitar su correcto funcionamiento.
Con aceite multiusos o algún aceite similar o polvo de grafito también es muy recomendado, lubrica las partes internas del mecanismo.
Coloca las perillas nuevamente en orden exactamente inverso a como las retiraste, es decir, coloca primero la perilla externa con el cuadradillo, pon los tornillos y luego coloca la perilla interna.
Asegúrate que los tornillos que coloques no queden muy apretados pues esto podría evitar el buen funcionamiento de la cerradura.
Por ultimo aplica un lubricante también al cilindro y al resto del mecanismo de la cerradura, asegurándote de que queden cubiertas todas las partes móviles.
Si no tienes aceite multiusos o ningún otro tipo de aceite lubricante y tampoco tienes polvo de grafito, un lápiz te puede servir perfectamente. Para ello usa la llave de tu cerradura, pasa el lápiz muy bien por toda la llave (la parte que entra en la cerradura) y colócala en el cilindro.
Repite este procedimiento de la llave tantas veces como sea necesario para que el cilindro quede bien lubricado por dentro.
Este procedimiento para hacer el mantenimiento de tu cerradura puedes hacerlo una o dos veces al año, dependiendo de qué tan necesario lo veas, pero no todas las veces deberás desmontar las perillas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies